COMO TRABAJAMOS

En Imag Psicólogos, estamos en continua formación para ofrecer los tratamientos mas variados y eficaces, por ello son diferentes las corrientes de la psicología que trabajamos.

Dependiendo de la problemática y de la persona, empleamos la  intervención más adecuada o la combinación de varias de ellas. Personalizar los tratamientos nos convierte en un centro integral de psicología y nos diferencia .

 

TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL.

 

       IMAGENUna de las corrientes psicológicas que más utilizamos en el centro es la Terapia Cognitivo- Conductual. Este tipo de intervención es muy eficaz en las primeras fases del tratamiento, porque ofrece herramientas sencillas y muy útiles para resolver problemáticas muy variadas.

     Se centra en el presente, los efectos se notan con bastante rapidez (según el problema y la personalidad del sujeto) y los aprendizajes son potentes para el futuro en cuanto a la prevención de recaídas. Ayuda a entender muy bien el problema, cómo y por qué se ha formado y a conseguir estrategias para resolverlo.

     Se trabajan creencias, pensamientos, conductas, emociones e interacciones sociales responsables de mantener los problemas.

     Este tipo de intervención está avalada por una amplia evidencia científica, siendo múltiples las investigaciones que se han llevado a cabo a lo largo de décadas de trabajo para corroborar que todas y cada una de las estrategias psicológicas que el psicólogo clínico pone en marcha en sus tratamientos han sido estudiadas para cada patología concreta, y que el modo en el que han de aplicarse es la forma más eficaz.

     Según este tipo de tratamiento, de  modo resumido, señalamos las diferentes fases del tratamiento:

I. Fase de evaluación y diagnóstico

     En las primeras consultas, el paciente expondrá al especialista todos los datos relevantes acerca de su problemática, síntomas, dificultades, evolución, sus propias explicaciones  de por qué ocurre lo que le ocurre…, de este modo el psicólogo podrá establecer un diagnóstico y comenzar a marcar directrices genéricas de la intervención, así como comprender esa patología o dificultad personal  desde los modelos teóricos con los que cuenta.

II. Devolución de hipótesis

     Cuando han sido recogidos todos  los datos de la fase anterior, el especialista hará una tarea imprescindible para que el tratamiento funcione con eficacia: expondrá al paciente de un modo ordenado, concreto y comprensible qué es lo que está ocurriendo y cómo funciona esa problemática en sí, con sus consecuencias en el presente  y en el futuro,  y cómo y por qué se han formado y qué es lo que hace que se mantenga en el presente sin que el paciente pueda resolverlo por sí mismo y sólo sea eficaz la ayuda profesional.

     En los problemas psicológicos es importante saber por qué y cómo se ha generado esa problemática para poder generar cambios ( por ejemplo en una  infección de muelas no es necesario saber exactamente cómo se ha generado la infección y su formación concreta para que se cure, bastaría con tomar antibiótico, extraer la muela etc..), puesto que el paciente tiene un papel MUY ACTIVO en la terapia, y en su recuperación.

III. Fase de Intervención propiamente dicha

     Con todos esos datos,  psicólogo y paciente diseñarán objetivos concretos a trabajar la terapia ( a corto, medio y largo plazo) así, de un modo preciso se va re-evaluando continuamente lo conseguido y lo que queda para finalizar.

     El psicólogo diseñará, basándose en la evidencia científica, los procedimientos terapéuticos adecuados para alcanzar dichos objetivos. Son técnicas específicas contrastadas empíricamente y demostradas para dotar al paciente de herramientas y estrategias útiles para afrontar las situaciones difíciles.

     Las estrategias van encaminadas a identificar y modificar en tres áreas de nuestro funcionamiento psicológico:

* Identificar formas de pensar ( o pensamientos) erróneos, negativos, desajustados… para modificarlos. Se dotaría al paciente de herramientas  para aprender a pensar de un modo distinto y saludable.

*  Identificación y manejo de emociones: Se enseñará al paciente a detectar sus emociones, la interpretación  que hace de las mismas y a manejarlas de manera sana y respetuosa consigo mismo.

* Identificar y modificar comportamientos, conductas o modos de actuar desajustados o problemáticos para el sujeto y su entorno.

IV. Prevención de recaídas.

Cuando el paciente va experimentando mejoría, las sesiones cada vez   son menos frecuentes; se incorporarán  estrategias  para prevenir las recaídas y fortalecer todos los logros conseguidos.

Duración y frecuencia de las sesiones

     La terapia psicológica es un proceso de aprendizaje, y como tal requiere de un conocimiento teórico y una puesta en práctica.Al principio cada paso y avance son bastante apoyados y supervisados por el psicólogo , dando posteriormente mayor  autonomía al paciente.

     Las investigaciones en Terapia Cognitivo- Conductual, nos muestra que es óptimo unas sesiones con duración de 1 h y con una frecuencia variable en función del tipo de patología, su cronicidad y gravedad, la motivación del paciente…etc, pero en líneas generales la consecución de objetivos a corto y medio plazo se establecerán con frecuencia de una sesión semanal y posteriormente se pasará a espaciar a periodos quincenal, mensual, semestral o directamente al alta terapéutica, dependiendo de los factores anteriormente citados.

     En las primeras consultas de terapia, menos de una sesión a la semana, la evolución se ralentiza marcadamente.

TERAPIA GESTALT

 

    GESTALT La terapia Gestalt es una corriente psicológica que entiende al ser humano como un ser integral, atiende las áreas de lo cognitivo(pensamientos, creencias, formas de entender la vida y el mundo aprendidos desde la infancia), lo emocional (todo el mundo de emociones que cada un sentimos: tristeza, miedo, rabia…)lo corporal (como nuestro cuerpo siente esas emociones, dónde y de qué forma, y cómo  lo manejamos) y por último la parte relacional del ser humano (haciendo referencia a cómo nos relacionamos, cómo son nuestras relaciones y cómo fueron para ver la huella que dejaron en nosotros desde la infancia hasta hoy.)

     La terapia Gestalt ayuda al sujeto a vivir y poner consciencia en el aquí y ahora, tratando de evitar  vivir en el futuro o anclados en el pasado. Ayuda activamente a colocarnos  en el presente y vivir desde aquí.

     Utiliza la toma de consciencia de uno mismo y de las dificultades . Para cambiar una conducta es imprescindible tomar plena consciencia de cuál es la función que cumple cada comportamierto , actitud etc… en la vida de la persona .

     Fomenta mucho el concepto de responsabilidad como motor del cambio. Por un lado ayuda a ver todas las posibilidades  de ser que tenemos, puesto que de niños tenemos todas las opciones  de responder, sentir  y reaccionar ,pero la educación y los valores de nuestro entorno nos hace actuar de un modo concreto. En cierta manera se nos coarta la libertad de ser. Se trata de encontrar nuestra esencia y poder ser auténticos, sin máscaras ni roles adquiridos…lo que viene siendo ser uno mismo.

     Desde la responsabilidad también se invita a ver cada uno las posibilidades de cambiar sus circunstancias y no solo ser una víctima de las mismas.

     Se usarán ejercicios vivenciales y muy prácticos, se exploran zonas desconocidas de la personalidad, se valoran múltiples propuestas de cambio viendo cómo y hasta dónde cada uno puede, etc….es una terapia muy creativa y muy potente para cambios profundos y duraderos de verdad.

     Se recomienda sobre todo para abordar los conflictos emocionales más profundos relacionados con vivencias pasadas que nos marcaron de alguna manera , para crecer a nivel personal, desplegar todo el potencial de uno mismo, mejorar la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los  demás, y para afrontar situaciones de la vida cotidiana que se nos hagan cuesta arriba(toma de decisiones, dificultades con nuestros padres , en la relaciones  de pareja laborales o sociales…etc…)

TERAPIA CORPORAL

 

    humano La terapia psicológica debe contemplar en todo momento la dimensión del cuerpo, ya que es éste el que primero nos avisa de que algo mal estamos haciendo, o algo no tenemos resuelto en nuestra vida.

     Podemos estar sintiendo sensaciones desagradables en el estómago, en el pecho, notar el corazón acelerado con frecuencia, que nos cuesta coger aire, tener  tensión muscular continuamente incluso contracturas o lesiones. Notar que nuestro sueño se ha alterado o que no descansamos aunque durmamos durante horas, notar que el cuerpo está sin energía ni vitalidad por mucho que lo intentamos y nos motivamos, Podemos sentir hambre desmesurada o nada de hambre durante largos periodos de tiempo. Sentir dolores de cabeza o alteraciones hormonales que médicamente no tienen explicación ni tratamiento eficaz. Seguro que todos nosotros alguna vez en la vida nos hemos encontrado así,  y hay personas que pueden pasarse la vida entera transitando por múltiples dolencias físicas.

   Pues bien, queda claro la importancia del cuerpo cuando hablamos de problemas emocionales, es en él donde se manifiestan y podemos aprender a entenderlo y sanarlo.

     La Terapia Corporal combina a través de diferentes técnicas terapéuticas, la exploración del cuerpo, la mente y las emociones, para conocer las causas del malestar físico y emocional. Observando las necesidades de la persona, accedemos  a través de la escucha del cuerpo  a los conflictos reprimidos y a las experiencias traumáticas que no se han podido elaborar y que han quedado retenidas y envueltas en la coraza muscular. Se trata de reestablecer el equilibrio y la flexibilidad a través del reordenamiento corporal.

     A través de una serie de estrategias terapéuticas basadas en muchas corrientes de la psicología y de disciplinas que tratan el cuerpo, podemos ayudar a las personas a recobrar el equilibrio, eliminar tensiones musculares crónicas, restablecer el flujo energético, aumentar la conciencia corporal, liberar la rigidez respiratoria, reconexión corporal, conectar los bloqueos musculares con emociones reprimidas, fluir y favorecer los cambios internos.

TERAPIA EMDR

 

    EMDRR EMDR o Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares es una técnica  terapéutica utilizada para desensibilizar y reprocesar traumas psicológicos de una manera natural y rápida. Lo más llamativo del EMDR es la utilización de la estimulación bilateral, ya sea mediante movimientos oculares, sonidos o golpecitos (tapping), con los que se estimula de manera alterna cada hemisferio cerebral.

     Junto con conceptos teóricos provenientes de otras teorías psicológicas (procesamiento bioinformacional, psicología conductual, cognitiva o humanística, sistemas familiares y psicodinámica), el EMDR toma prestadas técnicas de varios modelos teóricos , que integra de una manera particular. Las investigaciones a las que ha sido sometido a lo largo de los últimos veinte años convierten a este modelo en uno de los tratamientos psicoterapéuticos que cuentan con mayores estudios de validación científica. En la actualidad el EMDR es uno de los tratamientos de primera elección por su eficacia en el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), y muchos trastornos de ansiedad que cursan con elementos traumáticos o fóbicos. Aunque se aplica también  en otras problemáticas.

     En el centro contamos con una especialista en EMDR acreditada por  la asociación EMDR España para aquellos casos candidatos a ser tratados con este tipo de terapia.

MINDFULLNESS

 

MIDFULNESS      La palabra  “Mindfulness”  se refiere a Atención Plena o Presencia Mental.

    Durante los últimos 30 años, la práctica de Mindfulness o Atención Plena está integrándose a la  Medicina y Psicología de Occidente. Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejora el bienestar general.

     Aunque la práctica de Mindfuless ha sido recientemente integrada a la Medicina y Psicología de Occidente,  se trata de una práctica muy antigua que se origina hace más de 2500 años y constituye la esencia fundamental de las prácticas Budistas

     La práctica de Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos, y psicológicos, dolor crónico, y otros síntomas asociados al estrés, es muy útil.

     Son técnicas fáciles de aprender y de incorporar en los hábitos cotidianos, en Imag lo usamos como estrategia o técnica concreta en terapia, y también impartimos talleres donde  aprender mindfullnes  para la vida cotidiana.